18 feb. 2015

¡VAYA CARNAVAL!

Nos espera un carnaval con mucha marcha,
 ¿ Tendremos fuerza suficiente para aguantar actividad tan intensa los cinco días de la semana?
Como las profes son grandes reposteras, comenzamos saboreando unos exquisitos dulces carnavaleros:

 

filloas, orejas, buñuelos, galletas de mantequilla, tarta de chocolate y . . .  hasta magdalenas para celíacos.






Una vez que nuestra barriguita quedó saciada, empezamos con los preparativos:
                               antifaces, guirnaldas, globos . . .
Les dimos una sorpresa a nuestros papás,
¡Ja, ja, ja! ¡También nos divertimos paseando por el cole en moto!






 ¡Y cuando nos vinieron a recoger, éramos conejitos de colores!
Había que seguir la marcha y tocó bailar con nuestros preciosísimos tutús.






¡Con coreografía en forma de corazón!
¡Disfrutamos muchísimo  dando vueltas y más vueltas!



Llegó la fiesta de disfraces y . . ¡menudo susto nos encontramos al llegar al cole!


 Al principio no conocíamos a las profes, que se habían
 convertido en payasos, hadas, piratas . . . 



Pero nuestros papás nos prepararon con mucho cariño un disfraz precioso y nos sentimos felices. 
¡Algunas veces no nos reconocían los amigos!
Y nos asustábamos un poquito









Pero al mismo tiempo era divertido vernos convertidos en nuestros personajes favoritos.










Jugamos a navegar en un barco pirata . . .







hasta acabar rendidos por los suelos,





y descubrimos que el carnaval estaba llegando a su fin.

No hay comentarios: